Follow by Email

miércoles, 28 de septiembre de 2011

¿QUE ES UNA EMOCION?

Las emociones son:
Experiencias muy complejas y para expresarlas utilizamos una gran variedad de términos, además de gestos y actitudes. De hecho, podemos utilizar todas las palabras del diccionario para expresar emociones distintas y, por tanto, es imposible hacer una descripción y clasificación de todas las emociones que podemos experimentar. Sin embargo, el vocabulario usual para describir las emociones es mucho más reducido y ello permite que las personas de un mismo entorno cultural puedan compartirlas. En la siguiente tabla se muestran algunas tanto en sus vertientes positivas como negativas.
                                                                    M.P. González, E. Barrull, C. Pons y P. Marteles, 1998

V.J. Wukmir (1967) planteó que tales mecanismos son las emociones. La emoción es una respuesta inmediata del organismo que le informa del grado de favorabilidad de un estímulo o situación. Si la situación le parece favorecer su supervivencia, experimenta una emoción positiva (alegría, satisfacción, deseo, paz, etc.) y sino, experimenta una emoción negativa (tristeza, desilusión, pena, angustia, etc.). De esta forma, los organismos vivos disponen del mecanismo de la emoción para orientarse, a modo de brújula, en cada situación, buscando aquellas situaciones que son favorables a su supervivencia (son las que producen emociones positivas) y alejándoles de las  negativas para su supervivencia (que producen emociones negativas).

LA EMPATIA

Empatía
 Es la capacidad de poder experimentar la realidad subjetiva de otro individuo sin perder de perspectiva tu propio marco de la realidad, con la finalidad de poder guiar al otro a que pueda experimentar sus sentimientos de una forma completa e inmediata. (Gustavo Páez)

AUTOCONCEPTO

AUTOCONCEPTO
Autora: Rosa Rodríguez (Pedagoga)

EL AUTOCONCEPTO. ¿QUÉ ES?  ¿CÓMO INFLUYE EN EL ÉXITO ESCOLAR Y PERSONAL?
 La imagen mental que nos hacemos de nosotros mismos, con las virtudes y defectos que somos capaces de reconocernos, tanto físicas como psíquicas, es lo que se denomina “Autoconcepto”.
Se comienza a formar con nuestras primeras experiencias, en las que descubrimos sonidos, colores, voces, y se va consolidando cuando nos descubrimos como personas diferentes  e independientes a los demás.
Es más complejo de lo que podemos llegar a creer, ya que no es un todo o nada, sino que es un proceso que dura toda la vida.

¿CÓMO ASEGURAR UN AUTOCONCEPTO POSITIVO?
Enseñándoles a:
- tener presente que nadie es perfecto, y que la equivocación es el primer paso de un aprendizaje significativo.
- reconocer que ellos son los principales responsables de sus propios pensamientos, emociones y acciones, buenas o perturbadoras.
- observar cómo piensan, sienten y se conducen cuando se perturban innecesariamente a sí mismas, a causa de no ser perfectos, de cometer errores,...
- comprometerse en la dura tarea que será cambiar de actitud, modificando sus pensamientos distorsionados.
Tenemos la oportunidad, por tanto, de efectuar cambios en su autoconcepto o imagen mental.

EL APEGO

El apego:
es el lazo emocional que se desarrolla con los padres y que nos proporciona desde que nacemos la seguridad emocional indispensable para el desarrollo de nuestras habilidades psicológicas y sociales.
Carolina Gacía

viernes, 2 de septiembre de 2011

HABILIDADES EMOCIONALES

La inteligencia emocional es la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos. El término fue popularizado por Daniel Goleman, con su célebre libro: Emotional Intelligence, publicado en 1995. Goleman estima que la inteligencia emocional se puede organizar en cinco capacidades: conocer las emociones y sentimientos propios, manejarlos, reconocerlos, crear la propia motivación, y gestionar las relaciones.

 
Aunque las definiciones tradicionales de inteligencia hacen hincapié en los aspectos cognitivos, tales como la memoria y la capacidad de resolver problemas, varios influyentes investigadores en el ámbito del estudio de la inteligencia comienzan a reconocer la importancia de los aspectos no cognitivos. Thorndike, en 1920, utilizó el término inteligencia social para describir la habilidad de comprender y motivar a otras personas. David Wechsler en 1940, describe la influencia de factores no intelectivos sobre el comportamiento inteligente, y sostiene, además, que nuestros modelos de inteligencia no serán completos hasta que no puedan describir adecuadamente estos factores.